Páginas vistas en total

jueves, 14 de noviembre de 2019

PARADORES, LA VIDA EN PALACIO

Parador de Lerma

En la época en la que España constituía un imperio donde nunca se ponía el sol, eran cosa de la nobleza o de la realeza. Muchos como el de Pontevedra o Zamora datan precisamente de esos tiempos. Pero cinco siglos después, Paradores ha querido democratizar la visita a los palacios de nuestro país y propone disfrutar de estas nobles estancias reformadas para adaptarlas a los nuevos tiempos.


La cadena de establecimientos hoteleros –referencia de turismo a nivel mundial- ha elegido 10 paradores que antes fueron palacios para que sus visitantes puedan conocer los espacios en los que residió la nobleza española adaptados a las comodidades actuales para que su estancia sea inolvidable. Tradición y vanguardia, los pilares de Paradores.

1. PARADOR DE ARCOS DE LA FRONTERA

Esta antigua Casa del Corregidor, balcón al río Guadalete, es un privilegiado mirador a esta localidad gaditana. Puerta de la Ruta de los Pueblos Blancos, poblaciones que tiñen las sierras andaluzas de este color, y de las Rutas del Vino. Ideal para familias, con planes muy variados para niños.

  Parador de Arcos de la Frontera (Cádiz)

2. PARADOR DE ARGÓMANIZ

Situado en la llanura alavesa, este palacio renacentista es el lugar ideal para los amantes del vino ya que su proximidad a la D. O. de La Rioja permite conocer la gran cantidad de bodegas de la región. Su ubicación, a tan sólo 15 minutos en coche de Vitoria, es ideal también para visitar la ciudad vasca.

Parador de Argómaniz (Álava)

3. PARADOR DE ÁVILA


Escondido entre las centenarias murallas de Ávila, se encuentra el Palacio de Piedras Albas, hoy convertido en Parador. Un paseo por el adarve de la muralla y la visita a las empedradas calles del casco histórico de la ciudad castellanoleonesa son un sueño para los visitantes.

 Parador de Ávila 

4. PARADOR DE CÁCERES

No salimos de murallas pero sí cambiamos de provincia. Cruzando el Arco de la Estrella de la localidad extremeña, llegamos a este parador situado en un palacio renacentista. Tradición y modernidad se mezclan en un establecimiento con numerosos elementos respetuosos con el medioambiente.

 Parador de Cáceres

5. PARADOR DE LA GRANJA

Empezando porque la situación es en el centro de este Real Sitio, este establecimiento compuesto por la Casa de los Infantes y el Cuartel General de la Guardia de Corps posee vistas privilegiadas de la Sierra de Guadarrama. El Palacio Real y el Museo del Vidrio están a unos pasos de este lugar emblemático de la Historia de España.

 Parador de La Granja (Segovia)

6. PARADOR DEL LERMA

En la parte alta de Lerma, se sitúa el Palacio Ducal. Un elegante y majestuoso edificio de la época de los Austrias. Andando está la Plaza Mayor y la zona medieval pero muy cerca se pueden disfrutar de los míticos lechales de Aranda de Duero y de la joya del románico, el monasterio de Santo Domingo de Silos.

Parador del Lerma (Burgos)

7. PARADOR DE LIMPIAS

Donde las aguas del río Asón y el mar se mezclan está el acogedor pueblo de Limpias y su palacio del siglo XX convertido en Parador. Las playas de Laredo como la de La Salvé o las anchoas de Santoña están a tiro de piedra de este mágico rincón de Cantabria.

Parador de Limpias (Cantabria)

8. PARADOR DE OLITE

El Palacio-Castillo Primitivo de Olite, declarado Monumento Nacional, acoge el Parador de la localidad. Un establecimiento plagado de vidrieras y arcadas y otros elementos propios del medievo. El vino y las Fiestas medievales son los dos atractivos de la zona.

Parador de Olite (Navarra)

9. PARADOR DE PONTEVEDRA

En lo alto de la señorial escalinata de piedra labrada se sitúan las habitaciones de este palacio renacentista del siglo XVI. Tanto si uno busca la serenidad de la ciudad gallega como el atractivo de sus Rías Baixas, este Parador es el lugar perfecto para ambos planes.

 Parador de Pontevedra

10. PARADOR DE ZAMORA

De un siglo anterior al de Pontevedra pero con el mismo estilo renacentista, encontramos el Parador de Zamora. Armaduras, tapices nobiliarios y camas con dosel, transportarán al visitante a la época en la que España era un imperio donde nunca se ponía el sol.


Parador de Zamora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.