Páginas vistas en total

miércoles, 23 de mayo de 2012

LA GALICIA DE LA PAGINA WEB

¿TIENES PENSADO VIAJAR A GALICIA?
UN CONSEJO:
"MEJOR NO VENGAS"
Recuerda, esto está muy lejos.
Además está lleno de Gallegos, unas gentes que hablan raro, y nunca se sabe si van o si vienen.
Generalmente llueve (eso dicen)
Pero si finalmente te decices a venir, unas advertencias...

Si vas a la costa te despertarán los chillidos de las gaviotas.

Si te buscas un lugar idílico, con encanto, una vez que llegues, ¿que haces?

Aquí todo queda muy lejos....

Aunque te lo enseñen todo organizadito...

Los puentes no siempre te llevan a los mejores sitios...

Si, es cierto, hay caminos maravillosos.... pero te puedes perder

Puedes visitar catedrales muy antíguas, pero de eso ya tendrás en tu pueblo....

Te recuerdo lo de los puentes.... son una fatiga, los pasas, ¿y luego qué?

Muy bonita la zona de montaña, muy rural, ¿y las tascas, los restaurantes, el partido del Plus....?

También te puedes meter en una lancha y recorrer un montón de río, 
pero ni te dejan mojar los pies...

Eso sí, ya te digo, todo muy típico, muy tradicional....

Aquí no funciona el GPS, solo los nativos se aclaran con tantas pistas y líos de toponimias...

Bueno, no me has hecho caso y has llegado a la costa, la playa llena de botes, 
el sol en Almería.... que te dije...

Que te has ido a la montaña, pues toma nieve, para las copas (si las llevas tu) está bien, 
pero vas a pasar un frío....

Los lugares buenos, los tienen ya contratados los nativos, que no son tontos....

Fíjate si son listos que le llaman de las Catedrales a una playa en la que no hay ni una hermita....

Los ríos, mu lindos, mu romáticos, pero aquí nadie se baña en ellos...

Es verdad, las Playas son naturales, los rincones maravillosos, pero ya te digo que no va el GPS....

Los amantes de las grandes caminatas pueden disfrutar, 
pero más disfrutan los nativos viéndolos perdidos por el monte...

Las rías están normalmente en calma.....

Pero lo normal es que la costa, no lo esté....

Aunque ya te digo, las rías siempre muy calmosas ellas,

No obstante, si quieres venir, pues ven, 
quizás a mi la frondosidad no me deje ver más allá de mis zapatos....

viernes, 4 de mayo de 2012

¿CUANTOS POLÍTICOS HAY EN ESPAÑA Y CUANTOS SOBRAN?


¿Cuántos políticos hay en España? Aproximadamente 78.000 representantes públicos, en su inmensa mayoría en el ámbito municipal (95 %)

•259 - Senado de España

•350 - Congreso de España

•54 - Parlamento Europeo

•74.008 - Alcaldes y concejales

•1.206 - parlamentarios autonómicos

•1.031 - diputados provinciales

•139 - responsables de Cabildos y Consejos Insulares

•13 - consejeros del Valle de Arán

Pero esos 78.000 no son otra cosa que la primera fila visible del drama de una España invadida de políticos parásitos prescindibles. Hay otros 400.000 políticos incrustados, directa o indirectamente, en el Estado, con puestos de trabajo, casi siempre como directivos, en las distintas administraciones, instituciones, empresas públicas, consejos de administración, cajas de ahorros, universidades, partidos políticos, aparatos sindicales y cientos de espacios más de la sociedad civil, que han sido ocupados por un poder político enfermo de ansiedad irrefrenable.

Los expertos creen que de ese casi medio millón de políticos agarrados a las ubres públicas de España, sobran unos 350.000. Suprimiendo esa inmensa legión de familiares, amigos, enchufados y aprovechados del poder, España quedaría libre de un lastre insoportable, que hoy le impide avanzar hacia la solución de sus grandes dramas económicos y sociales.

El ahorro que representaría prescindir de la legión inútil de los enchufados y aprovechados puede cifrarse en unos 28.000 millones de euros anuales, una cantidad mas que suficiente para solucionar, de golpe, todos los problemas del déficit español.

Pero las consecuencias de la inmensa masa de políticos existente no solo afectan a la economía, que no puede soportar ese terrible lastre, sino que dañan también aspectos como la ética publica, la organización de la sociedad y el funcionamiento de un Estado justo e igualitario, sin olvidar que el exceso de políticos propicia la corrupción, la arbitrariedad de los poderes públicos y la caída de los valores.

La monstruosa clase política es ya identificada por los ciudadanos como un problema de gravedad y figura en las encuestas como el tercero para la ciudadanía, con tendencia a ocupar el segundo puesto, solo por detrás del drama del desempleo, del que también se culpa a la clase política.


Remitido por Angeles Prieto.

miércoles, 2 de mayo de 2012

HERMOSA HISTORIA


Esta es la historia de un medico que trabajó en África.

Una noche trabajé duro con una madre en su parto, pero a pesar de todo lo que pudimos hacer, ella falleció dejándonos un pequeño y prematuro bebé y una niña de dos años que lloraba desconsoladamente. Tuvimos grandes problemas para mantener vivo al bebé, no teníamos incubadora ni electricidad para hacer funcionar una. 
 
 

Tampoco teníamos alimento especial para estos casos. Aunque estábamos sobre la línea del Ecuador, las noches a menudo eran frías con peligrosos vientos. Una estudiante que me ayudaba fue a buscar una cobija de lana que teníamos para los bebés.

Otra fue a atizar el fuego y a cargar una bolsa con agua caliente. Ella volvió casi inmediatamente muy preocupada para decirme que la bolsa se rompió al llenarla. (las bolsas de agua caliente se rompen fácilmente en climas tropicales). ¡Y era nuestra última bolsa!, exclamó. Como se acostumbra en Occidente, no hay que llorar sobre la leche derramada, de modo que en África central se puede considerar no llorar sobre bolsas de agua caliente rotas. Éstas no crecen en los árboles, y no hay farmacias en los bosques donde comprarlas. 
 
 

“Muy bien” dije, “pon al bebé lo más cerca posible del fuego y acuéstate entre el bebé y la puerta para evitar las corrientes de aire frío. Tu trabajo es mantener con calor al bebé.”


Al mediodía, como hacía todos los días, fui a orar con los chicos del orfanato que querrían reunirse conmigo. Les daba sugerencias sobre cosas por las cuales orar, y también les conté del pequeño bebé. Les expliqué nuestro problema de mantener al bebé con calor suficiente, la bolsa de agua caliente que se había roto, y que el bebé podía fácilmente morir si se enfriaba. También les conté de su hermana de 2 años, que lloraba porque su madre había muerto.

Mientras orábamos, una de las niñas, de nombre Ruth, hizo la usual sincera oración que los niños hacen en África. “Dios, por favor, envíanos una bolsa de agua caliente hoy, mañana será demasiado tarde porque el bebé habrá fallecido, por favor envíala esta tarde”.

 

Mientras trataba de contenerme por la audacia de su oración, ella añadió: “y también ¿podrías por favor enviarnos una muñeca de juguete para la niña, así ella puede ver que Tú realmente la amas?”

Como sucede a menudo con las oraciones de los niños, yo fui sacudido. ¿Podría yo decir amén honestamente? ¡Yo no creía que Dios podría hacer esto!

Oh sí, yo sé que Él puede hacer todo; la Biblia dice así. Pero hay límites, ¿no es cierto? La única forma en que Dios podía contestar esta oración en particular, sería si alguien enviaba una encomienda desde el exterior. Hacía ya casi 4 años que estaba en África y nunca había recibido una encomienda.

Y si alguien enviaba una ¿podría ser que incluya una bolsa de agua caliente? ¡Yo vivía sobre el Ecuador!

A media tarde mientras estaba dando clases al grupo de enfermería, me llegó el mensaje de que un vehículo había llegado a mi casa. Para cuando llegué a mi casa el vehículo ya se había ido, pero en la puerta había una caja de unos 11 kilos. Sentí que mis ojos se llenaban de lágrimas, no pude abrir la caja yo solo, llamé a los niños del orfanato para que me ayuden. Con mucho cuidado sacamos los precintos y empezamos a desempacar con mucha emoción. Había unos 15 chicos observando la gran caja. Comencé a sacar yerseis de colores muy brillantes. Los ojos de los chicos estaban iluminados. Había vendas para los leprosos. También había pasas de uva que serían de utilidad para el fin de semana. 


Luego puse mi mano nuevamente en la caja y sentí… ¿podía esto ser cierto? Lo tomé y lo saqué. Sí. ¡Una bolsa de agua caliente nueva! Lloré, yo no había pedido a Dios que nos la mande; yo no creí verdaderamente que Él podía.

 

Ruth estaba en primera fila. Ella se adelantó y en alta voz dijo, “si Dios envió una bolsa de agua caliente, también debe haber enviado la muñeca”.





Escarbando hacia el fondo de la caja, ella sacó una hermosa muñeca con un vestido de colores. ¡Sus ojos brillaban, ella nunca había dudado!

Mirándome me preguntó, ¿ “puedo ir contigo y darle la muñeca a la niña, así ella sabrá que Jesús realmente la ama”? “Por supuesto”, respondí.

Aquella encomienda había estado de viaje durante 5 meses, la habían enviado mis compañeros de escuela que tuvieron la impresión de obedecer a Dios e incluir una bolsa de agua caliente, aún para la línea del Ecuador.

Y una chica había puesto la muñeca para una niña Africana 5 meses antes, en respuesta a la oración de fe de una niña de 10 años, y traerla esa misma tarde.

“Antes que clamen, responderé yo… Isaías 65:24
 
Remitido por Teresa Calvo.