Páginas vistas en total

viernes, 30 de marzo de 2012

BOTAS VAQUERAS NUEVAS


Bernardo siempre quizo tener un auténtico par de botas de cowboy, asi que cuando vió un par en la tienda lo compró y se las puso al ir a casa.

Caminando orgullosamente entró a la cocina y le dijo a su mujer:
"¿Ves algo diferente en mi?

Jacinta lo miró de arriba abajo y dijo:
"No."

Frustrado, Bernardo corrió al baño, se desvistió y volvió a la cocina completamente desnudo excepto las botas.

Nuevamente le preguntó a Jacinta, en voz un poco mas alta esta vez:
"¿Notas algo diferente AHORA?"

Jacinta levantó la vista y dijo con la mayor indiferencia:
"Bernardo, ¿qué es diferente? Está colgando hacia abajo hoy, estaba colgando asi ayer, y estará colgando asi mañana."

Furioso, Bernardo gritó:
"Y, ¿SABES PORQUÉ ESTÁ COLGANDO HACIA ABAJO, Jacinta?"

"No. No tengo idea", respondió ella.

"ESTÁ COLGANDO PORQUE ESTÁ MIRANDO MIS BOTAS NUEVAS!!!!"

Sin levantar la vista Jacinta respondió:

"Deberías haber comprado un sombrero, Bernardo. Deberías haber comprado un sombrero...!!!"

Remitido por TOJE

miércoles, 28 de marzo de 2012

ALARGAMIENTO DE PENE


Un negro está meando en un servicio publico cuando se acerca un blanco y se pone al lado a mear y sin poder evitarlo mira de reojo y le dice: "Perdóneme, yo no soy maricón ni nada de eso, pero siempre me he preguntado por que los hombres de color como usted teneis la polla tan grande."

El negro le responde: "Muy sencillo, los negros cuando hacemos el amor la metemos hasta el fondo y luego para atrás muy despacito, despacito. Otra vez hasta el fondo y para atrás muy despacito, despacito y así hasta que acabas y eso es lo que hace que los negros tengamos la polla tan grande."

El blanco era todo felicidad por la informacion recibida y decidió, dando las gracias al negro, irse a casa para empezar sin demora alguna el estiramiento de su pene con la ayuda de su mujer.

Al llegar a casa encontró a su mujer en la cocina haciendo la comida.

"María, deja eso y vamos al lío."

"Pero Pepe, que es casi la hora de regreso de los niños y no es momento para..."

No le dio tiempo a terminar, allí mismo la tendió Pepe en el suelo y se la metió hasta el fondo y para atrás muy despacito, despacito. Otra vez hasta el fondo y para atrás despacito, despacito.

María entre jadeos le dice:

"¡Pepe, si pareces un negro follando...!"



Remitido por Enrique Tre.

lunes, 19 de marzo de 2012

LO QUE QUIZAS NO SEPAS SOBRE "O PORCO CELTA".


Raza de cerdos que hasta los años cincuenta era el típico de los establos en Galicia y que fue desapareciendo poco a poco hasta nuestros días y hoy se encuentra en vías de extinción. Son animales muy largos, poco precoces (tardan mucho tiempo en crecer), con cabeza muy grande y con orejas muy largas que le llegan a tapar los ojos, muy altos y grandes andadores. La carne de estos animales es de gran calidad para la elaboración de embutidos y jamones y tienen gran cantidad de grasa.


El cerdo celta es un animal de sistema óseo y muscular muy desarrollado, sobre todo el tercio anterior, con cabeza fuerte, larga y carnosa; miembros alargados, dorso arqueado, grupa derribada, piel gruesa poblada de cerdas y cola larga. Son animales rústicos, ágiles, con buena aptitud para la marcha por su fuerte aparato locomotor que le permite recorrer grandes distancias en el pastoreo, como se hacía antiguamente con esta raza en Galicia.


Hace trece años, allá por el 99, que se inició la recuperación del Cerdo Celta en Galicia. Años difíciles, definiendo desde la morfología hasta la procedencia, seleccionando ejemplares y comenzando a promocionar, a proteger, y a sentar las bases de lo que tenemos hoy, un producto de excelente calidad en pleno crecimiento.

Son tiempos difíciles para el porcino, sin embargo hay aproximadamente seis mil ejemplares de Cerdo Celta (Porco Celta)censados y su recuperación y explotación como raza autóctona es hoy un hecho. La desaparición de muchas ayudas, la subida de los piensos, el coste del transporte, la crisis generalizada, el descenso del consumo de productos selectos en alimentación son amenazas para el sector que sin embargo, ha sabido reaccionar y poner en valor un producto propio, de primera calidad y reconocido ya a nivel nacional.

Es justo reconocer el mérito de Asoporcel en todo el proceso, desde los inicios, uniendo a productores y Administración con un objetivo común. Desde aquí, también nuestra enhorabuena para ellos y para todos los pequeños productores y ganaderos que serán siempre parte de esta recuperación.


El novel artista Joselito de O Grove canta al porco celta gallego y dice en una de sus canciones, con razón, que no tiene pata negra. Pero si las investigaciones que lleva a cabo el Centro Tecnológico de la Carne de Galicia (CTC) dan resultado, muy pronto podremos contar con cerdos celtas con una carne de marca, de alta calidad, tipo pata negra.

El grupo de investigación del CTC, integrado por los profesores José Manuel Lorenzo, Camino García, Javier Carballo e Inmaculada Franco, parte de la premisa de que la calidad de la carne y la grasa del cerdo, entre otros factores, depende de la alimentación, ya que es el principal elemento en la composición de ácidos grasos.

La castaña ha gozado en Galicia tradicionalmente, de modo merecido, de buena fama como alimento para el ganado. En función de su composición, de alto contenido energético, rica en azúcares y sustancias nitrogenadas y con aceptables concentraciones de minerales y vitaminas, los investigadores consideran que es un producto idóneo para el mantenimiento y engorde de animales adultos.

En esta línea han planteado un proyecto con 36 cerdos celtas machos castrados que analice el efecto que tiene en la calidad de su carne una alimentación a base de castañas.

Así, han formado tres grupos de doce animales que se alimentan, uno de ellos solamente con pienso; el segundo, con pienso y castañas, y el tercero, solo de castaña. Tras el sacrificio de los animales, analizarán los resultados que la alimentación ha tenido en la calidad de la carne y determinarán si una dieta de castañas logra en los porcos celtas unos resultados similares a la bellota en los pata negra.



La Sociedad Cooperativa Gallega Porco Celta O Incio se contituye en el año 2007 partiendo de la iniciativa de varios promotores y vecinos de la parroquia de Goo, situada en el ayuntamiento de Incio (Lugo).

La idea surge de las inquietudes de vecinos y vecinas del lugar, que vieron la necesidad de aprovechar la gran riqueza de recursos naturales y la biodiversidad de una zona de montaña que se caracteriza por la abundancia de robles y castaños, especies de gran valor dado que producen frutos de enorme valor nutritivo. Conscientes del potencial de este enclave, deciden que el animal que mejor puede adaptarse es el “PORCO CELTA”, una especie autóctona en peligro de extinción, que por ser descendiente de una raza salvaje puede vivir en libertad aprovechando así los recursos que ofrece la zona Se forma así, una sociedad caracterizada por la explotación comunitaria de la tierra, en la que los socios y socias ponen a disposición de la cooperativa sus fincas y el monte vecinal común para la cría en extensivo de ganado porcino celta. También colaboran activamente en el funcionamiento de la cooperativa manteniendo explotaciones reducidas de cerdos celtas, en las cuales los lechones pasarían sus primeros meses de vida, recibiendo, por tanto una atención directa, contribuyendo así al bienestar animal necesario para su desarrollo y crecimiento en condiciones óptimas.

 

 O porco celta conta cada vez cunha maior aceptación na Costa da Morte. En toda a comarca existen 25 explotacións e en Corcubión atópase a única carnicería da provincia que vende este tipo de carne fresca diariamente. O seu xerente, José Luis Antelo, que tamén preside a Asociación de Amigos do Porco Celta da Costa da Morte, recoñece que, a pesares da crise, este producto conta cunha grande demanda, que ven aumentando nos últimos tempos.

Coincidindo con este auxe do porco celta, a entidade organiza para esta tarde unhas xornadas técnicas sobre a producción e a rentabilidade na Casa de Cultura de Corcubión. Nas charlas participarán técnicos da Consellería de Medio Rural e persoal da Asociación de Porco Celta e do entorno do porcino ibérico. Precisamente, o grande reto dos organizadores destas xornadas é converter o porco celta en delicatesen para situalo ao mesmo nivel que o ibérico.

Na Costa da Morte existe unha variedade autóctona que se caracteriza por ter unhas manchas negras de maior tamaño que noutras zonas, que se denomina Carballina. Para conseguir unha calidade máxima, ademais da xenética dos animais é necesario que se atopen nun espacio amplo ao aire libre para que poidan camiñar moito, segundo recoñecen os promotores da iniciciativa. José Luis Antelo conta con dúas grandes explotacións ao aire libre onde cría os animais que logo vende no seu establecemento.

A Asociación de Amigos do Porco Celta da Costa da Morte pretende aumentar o número de explotacións na comarca para poder abrir así novos mercados, xa que recoñece que se trata dun negocio con futuro e insiste na necesidade de seguir potenciando esta raza autóctona. Con este tipo de actividade tamén se fomenta a vida no rural para evitar o despoboamento do campo.

E para os que desexen probar o sabor e a calidade do porco celta, despois das xornadas técnicas que se celebran esta tarde -comezarán ás 20.30 horas- haberá unha degustación gratuita deste tipo de carne. Os asistentes poderán comprobar se xa se pode considerar un delicatesen ou, pola contra, aínda lle falta para considerarse dentro desta categoría.


Cerca de 200 personas llegadas desde distintos puntos de Galicia se acercaron a la casa da cultura de Corcubión para asistir a las jornadas sobre e porco celta organizadas por la Asociación de Amigos do Porco Celta Costa da Morte.

Tres ponentes de distintos organismos y asociaciones analizaron las claves de la cría del cerdo para hacer viable económicamente el negocio.

Una de las participantes, María Tocón Almirante, resumió ante los asistentes la experiencia con la cría de cerdo Ibérico en Extremadura. Ella trabaja en una asociación de productores que lleva dos años dedicándose también a la transformación del producto para su venta, la única forma de conseguir que la cría sea rentable.

Tocón habló de las distintas clases de cerdo ibérico existente en Extremadura y de las dificultades para determinar cuales son los mejores ejemplares, ya que en la denominación entran distintos tipos, independientemente de la pureza de la raza. También varía la calidad del producto final en función de la alimentación de los animales. Uno de los problemas para la cría de especies como el cerdo ibérico es la necesidad de grandes espacios abiertos. También son necesarios para el porco celta, con la diferencia de que en Galicia los montes son más productivos y se pueden criar los cerdos en áreas más reducidas.

También participó en las conferencias Gerardo Rivero, técnico de la Consellería de Medio Rural, quien habló de las razas autóctonas y de los tipos de explotaciones en las que se crían. Actualmente en Galicia solo una o dos granjas permiten a sus propietarios vivir exclusivamente de la venta de carne de porco celta. La mayoría de los productores tienen un reducido número de animales y se dedican también a otras especies.

Finalmente, en las jornadas tomó también la palabra José Antonio Carril, de la asociación de productores Asoporcel. En su opinión, todavía no se ha tocado techo en el sector y hay más demanda que producto en el mercado.

Tras las charlas, se pudo probar el porco celta en distintas preparaciones. Empanada, cinco tipos de chorizo, dos de salchichón, paleta asada y jamón cocido aliñado. Una prueba de las cualidades gastronómicas del animal.


 
La tercera edición de la Feira do Porco Celta de A Fonsagrada volvió a convertir la villa de A Montaña en el mejor escaparate para una carne que no solo ha superado las fronteras gallegas, sino que hasta en Japón se habla de ella.

Según datos de la Asociación de Criadores de Porco Celta (Asoporcel), cuyo presidente es José Antonio Carril, Lugo tiene registradas en la actualidad 1.800 cabezas de este ganado, pertenecientes a más de un centenar de explotaciones ganaderas, lo que representa casi un tercio de las 6.000 que hay en toda Galicia.

Además, la presencia de esta raza es especialmente importante, en lo que a la provincia de Lugo se refiere, en A Fonsagrada y sus municipios limítrofes.

Carril hace hincapié en que el número de ejemplares va en aumento y si las reproductoras se han incrementado en un ocho por ciento el último año, el número total de cerdos de esta raza inscritos oficialmente ha crecido en un treinta por ciento.

FERIA
Todo el potencial del cerdo celta fue puesto de relieve en A Fonsagrada. El recinto ferial se instaló, como en ediciones anteriores, en el centro de la villa, al lado del Museo Etnográfico, en una representación de un antiguo poblado castrexo, cuyas pallozas fueron utilizadas como puestos de venta de productos cárnicos o para acoger una piara de cerdos con pedigrí.
La feria, que abrió a primera hora de la mañana, fue inagurada oficialmente al mediodía por el director xeral de Producción Agropecuaria, José Álvarez Robledo, y otras autoridades locales.
Tres empresas transformadoras de la carne de cerdo celta de la provincia instalaron sus stands en este recinto , en el que podía encontrarse desde chorizón a butelos, pasando por jamón, androllas o cachola.
En cuanto a los precios, se podían adquirir salchichones y chorizones por 17 euros el kilo; chorizos frescos, androllas y butelos, por 15; jamón, por 20 y cachola, tocino o lacón, por 9 euros el kilo.

MÁS CARO
El cerdo celta es un poco más caro, pero lo que se paga es una mejor alimentación y su sabor natural, producto de una crianza en semilibertad, comiendo fundamentalmente frutos del bosque, en el caso de Galicia, castañas, sobre todo», explica José Pérez, responsable de la fábrica de embutidos Buenavista, de A Fonsagrada, que comercializa sus productos a través de la marca Cerdo Real y que ayer era uno de los expositores en la feria.
En opinión de este empresario -que lleva seis años dedicado al sacrificio de cerdos celtas, la transformación de su carne en embutidos y su comercialización-, «muchos consumidores se muestran desencantados con el cerdo ibérico y comienzan a mirar hacia el celta».
Otro de los empresarios del sector, Óscar Moreno, de Cárnicas Teijeiro, de Sarria, explica que «el éxito del cerdo celta es que es una vuelta al pasado. Estos ejemplares se crían como antiguamente, con alimentos totalmente naturales, fundamentalmente castañas, están en semilibertad y no se sacrifican antes de que cumplan un año de edad». En este sentido, Óscar Moreno, que lleva en el sector del cerdo celta unos seis años, siendo pionero en la provincia, asegura que «todo está en crisis, pero este sector está llevando bastante bien las cosas. Siempre es difícil introducirse en el mercado con un nuevo producto, pero si es de calidad, los consumidores lo ven como algo exclusivo y lo compran».
Al margen de la feria, al menos una decena de restaurantes de la localidad prepararon para sus clientes un menú especial, a base de embutidos, sopa de castañas y cocido de cerdo celta. La convocatoria fue todo un éxito de público y de compradores.

CITAS
José Pérez Responsable de Cerdo Real
Los consumidores están bastante desencantados con el ibérico y se interesan más por el cerdo celta»

Óscar Moreno Dueño de Cárnicas Teijeiro
El cerdo celta tiene éxito porque es una vuelta al pasado, a la crianza en semilibertad y con alimentos naturales»

ESCAPARATE DEL CERDO CELTA
A Fonsagrada fue el escaparate del cerdo celta, con un recinto ferial que representaba un antiguo castro y en el que se ofrecían todo tipo de productos cárnicos. Abajo, a la derecha, el director xeral de Produción Agropecuaria.





jueves, 8 de marzo de 2012